Cuando Botiga llegó a nosotros necesitaba cierto orden en la identidad. Trabajamos a partir del brief con el equipo de comunicación para poder definir qué camino tomar y hacia dónde direccionar nuestro trabajo. 
Seleccionamos los atributos más fuertes y los que el cliente quería mantener, creamos una estrategia de comunicación y una identidad comunicacional. 
A partir de aquí, el equipo de diseño gráfico se sumó al proyecto para concretar el rebranding en un moodboard, donde incluímos los recursos gráficos nuevos; selección de tipografías, colores de marca, nuevos elementos gráficos, sesiones de fotos y ejemplo de feed para redes sociales.

Back to Top